Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (1) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (176) acrosticos (11) Álvaro (1) Chöka (1) colaboración (7) copla (1) diciembre (2) Haiku (5) hokku (1) japonesa (3) Jotabé (4) lira (3) microcuentos (22) micropoema (9) Mondô (1) poesía (201) prosa-poética (4) relato (2) Senryu (6) soneto (4) tanka (2)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

miércoles, 20 de junio de 2018

Aprendiz

(Soy aprendiz en constante aprendizaje). 

Aprendo cada día.
Aprendo cada vez que me escuchas.
Cuando pones la mano sobre mi piel y me acaricias.
Aprendo con el ojo del huracán
y con silbido de la brisa.

Aprendo con el latido de los corazones 
que lloran por el dolor de otros corazones.


Aprendo cuando te ayudo y cuando me ayudas.
Aprendo cuando leo entre líneas
y cuando es a libro abierto. 
Aprendo cuando te entrego y cuando recibo.
Aprendo cuando me dejo llevar por los sentidos,
por los sentimientos, por las pasiones, 
por las luces y sombras.

Aprendo cuando vivo en plenitud 
cada uno de los pequeños instantes 
que la existencia me regala, absorbiendo
hasta la última gota del elixir de la vida.

Coser para remendar

Y la madrugada me encontró
poniendo hilván a los remiendos 
de una noche de rotos y costura.
Enmendar las grietas tiene doble lectura.
Aprendes por donde se rompió
y descubres porque lo hizo.


Avanzar en tiempo es saber 
por donde vienen los golpes
y como esquivar las lanzas.
Los costurones ya son muchos
pero sigo poniendo empeño
en que cada zurcido sea con hilo sabio, 
para que sea la savia de mi vida.

No me importan los remiendos,
es peor ir con los rotos abiertos.
Se escapan los llantos y los miedos.
Y se te cuela la bilis que lanzan.

Remiendo con hilo de sabiduría
los agujeros que me dejó la vida,
y ahora son la savia de mi existencia. 

Contigo pan de risa y sorbo de fiesta

Contadas con los dedos de una mano
(2,….quizá 3 pero no más de 4).


Hay personas que te llenan de luz 
que te transmiten alma y vida.
Personas que restas males
y suman guiños de fresa y ron.
Que te transportan al filo de la risa
cuando tú vienes del filo del abismo.
Que te regalan amaneceres
y mullen su hombro para que te acomodes.
Que te pintan una sonrisa
cuando la mueca es caída.
Personas con las que juegas debajo de la mesa
hasta cuando las rodillas ya chasquean.
Personas con olor a vida, con sabor a tiempo
y con perfume de “todo es posible si lo intestas”

(A las personas que saben estar y ser cuando lo necesitas y 
a mi amiga Jana, que sin conocernos ya me ha dado muchas noches de risas)

sábado, 16 de junio de 2018

Momentos de vida

Se bambolea una cinta de besos
con el aire de una brisa de caricias.
Los pétalos de una madrugada 
que deshoje en un momento a solas,
vuelan en pequeños remolinos
jugueteando con mis pies.
(El ocaso nos trajo fragancias
que no pudimos rechazar)


Las ausencias tienen brazos fuertes
que aprietan y oprimen quebrándote el pecho.
Recordar para abrazar una vez más,
para oler y sentir lo que ya no está.
Tararear un canción, saborear una copa de vida.
(La memoria nos deleita con imágenes
fruto de la realidad y de tu deseo de volver).

En el abrigo que nos da un beso cálido,
la piel que comienza nos regala ternura.
Te proyectas en futuro y regalas
en un acto egoísta vida a la vida.
Mirar como vienen, como crecen y se van.
Dejar que suban, que aprendan y disfrutar.
(Venimos solos y nos vamos solos,
pero dejar huella nos reconforta)


Una noche de fragancias suaves,
un recuerdo que no se nos va
y una vida que entregamos al mundo.
Momentos de vida.

Renovación

Fragancias que un día guardé en un tarro
las que saqué del dolor y el desgarro.

Las quise eliminar de mi memoria
desterrarlas para no liar mi historia
Comenzar vida nueva, algo de gloria
y dejar de sentirme en una noria.

Sepultar bajo losa mi pasado,
el que quebró, el de perfil denostado.

Moldear mi vida con simple barro,
poner al fin un puñado de euforia 
y mirar mi luz, mi ser y a mi amado.





Rima Jotabe
AA BBBB CC ABC

11 versos de 11 sílabas

Respirar por los poros

Separa en tiras la piel que sobra,
la que lleva los estigmas del dolor.
Y deja que crezca una nueva.
Respirar por los poros para vivir.

Retira la capa que cubre,
que tapa y envuelve.
La que impide volar,
la que impide crear.
Respirar por los poros para sentir.

Destapa la carne y cúbrela de besos.
Los roces dejan siembra
donde nacen los pétalos del alma.
Donde crecen las cosas que más necesitas.
Respirar por la piel para amar.

Retira las tiras de piel muerta y vive.
Retira la capa que cubre y siente.
Destapa, roza, besa y ama.

Piel marfil, corazón chiquito

Piel marfil,
arroyo en el alma.
Los susurros me arrullan
y la luna me arropa.

Entre algodones de blanco y luz
escondí el corazón chiquito.
Cuando crezca 
lo prenderé con alfileres dorados
a la luz del amanecer de nuestros días.

¿Dónde se quedaron 
los otros corazones?
Los que se rompieron y quebraron.
(Olvidados en los confines de otros mundos).

La mariposa viajera
se posó en mi mano,
una tarde de primavera otoñal.
Ahora ya no quiere irse,
ahora ya no quiero que se vaya.