Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (1) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (355) 2019 (32) 5palabras (6) acrosticos (11) Álvaro (1) Bussokusekika (1) Chöka (3) colaboración (12) copla (3) diciembre (2) Haiku (7) hokku (2) japonesa (13) Jotabé (41) lipograma (5) lira (5) microcuentos (24) micropoema (11) Mondô (1) poesía (341) prosa-poética (4) relato (11) sedoka (1) Senryu (12) soneto (5) tanka (7)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... todo lo aqui escrito es de mi autoría, y si algo no lo es nombro al autor. Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

sábado, 16 de febrero de 2019

Poner un toque de color (Jotabé Oriental – Senryu)


Palabras blancas, para un día tan negro, que alegran mi alma.
Caricias  dulces, sonoras y tan suaves, todo está en calma.

Quietud al aire,  mañana que alimenta, canción que abraza.
Desde mi boca, yo te lanzo mil besos, tú sin coraza.
Dulce sonrisa, mirada que regala, luz de melaza.
Personas bellas, engalanando vidas, todo se enlaza.

Quietud hermosa, la vida es un regalo, camino amable.
Correr descalza, sentir en la piel vida, sentido afable.

Tristeza fuera, la alegría se posa, sobre mi palma.
Color le pongo, cuando viene en oscuro, dejo mi traza.
Cantar contado, que ya nadie se calle, que mi mundo hable.

viernes, 15 de febrero de 2019

Antes de que muera el alba



Se me corta el aliento
cuando los clavos se hunden
en las heridas abiertas.
Las punzadas en la boca del alma
me provocan nauseas mentales.
El dolor se convierte en ente
y forma parte de los comensales
que hoy tengo sentados a la mesa.

Y se va cayendo
la tarde tardía
cuando la luz se apaga
y la oscuridad se despliega y bate alas.

Cetrina carne dormida,
escondida entre paredes de cartón
y suelos de tierra baldía.
Le faltan horas solares para devolver el color
que un día luciera vivo y fresco.

Aguasal para las heridas,
hilo de tiempo para las costuras
y pétalos de rosa para el aroma muerto.

Correr para llegar a tiempo……antes de que muera el alba

Hokku

Otoño  🍁🍁


Cae la tarde
sobre la ciudad triste
luz otoñal.

*********

Brisa nocturna
que acaricias mi piel
gris hojarasca
------------------------------------------------------

Invierno ☀☀☀


Sol que ni templa
esta lánguida tarde
en el invierno.

***************

Copos de nieve
que decoran el día,
calor de leña.

jueves, 14 de febrero de 2019

Bussokusekika

Plegarias pedido


Suelo fecundo
a ti pido en plegaria
que me des pan
que alimente mi fruto,
que no se muera de hambre,
madre tierra a ti imploro.

******************
A ti mi amado
pido un camino juntos
un mutuo apoyo
en el frío, calor,
el abrazo en los miedos,
el amor en las noches.


Plagarías agradecimiento 

Mil gracias madre
por el don de la vida,
por ser mi faro,
mi guía y mi guardiana.
Por ser luz que me alumbra
mi camino de sombras.

************************

Agua de vida
que recorres sinuosa
vas regalándote.
Agradecida vengo
por la sed que mitigas
y  los dones que otorgas.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Mañanas con luz de luna



 Le concedo un minuto de gloria
a una noche repleta de simplezas.
Los segundos van perdiendo fuerza
y los días ganando la batalla.

Atardecer con olor a azahar,
mañana con luz de luna
y noches  repletas de rayitos de sol,
atesorados en un plato de esencias.
Gotas de mar en un charquito de rocío.

Y la vida se me hizo grande
con los trocitos de logros y
los pedazos de “así también me vale”.
Cada día es un suspiro nuevo
y un nuevo querer poder.

Solo me visto con lo que me gusta,
aunque la talla sea grande
o las costuras tengan remiendos.
Vestidos con alas de mariposa
y pamela de vuelo al viento.
Descalza, sintiendo la tierra,
 sintiendo la vida.

martes, 12 de febrero de 2019

Elvira


Juan se levantaba como cada mañana a las 7’30 h. Ya hacía muchos años que no era imprescindible madrugar,  pero uno se acostumbra a una rutina, y después ya forma parte de tu día a día. Se preparaba un tazón de café (descafeinado por prescripción médica) y leche desnatada (también por prescripción médica) y un par de tostadas del pan sobrante del día anterior. Le gustaba echarles un buen chorro de aceite de oliva y nada más. Hacía su cama y recogía lo poco que el mismo ensuciaba. La ventaja de vivir solo, se decía, es lo poco que uno ensucia.  Esperaba sentado frente  a la tele la llamada de su hija Isabel, y charlaban durante unos 5 minutos. Ella llamaba todos los días para saber que ambos estaban bien. 

[Desde que Elvira (su Elvira) estaba en el centro ingresada, su vida era monótona y aburrida. Añoraba las charlas, los paseos, la complicidad y hasta las discusiones por los pequeños detalles: que ver en la tele, que cenar, cuando salir……..
Uno nunca es consciente de la riqueza que tiene hasta el día que la pierde.]

Se sentaba frente al ordenador (algunas mañanas para charlar con su hijo Jorge que vivía en el extranjero y así les era más cómodo a ambos) para  leer el periódico y descubrir una vez más que las redes sociales vierten más veneno que verdad, pero reconocía que esto le mantenía conectado al mundo. Esperaba, como siempre a que dieran las 10 h., para irse a ver a Elvira (su Elvira).
Siempre le llevaba alguna de las pocas “chucherías” que le estaba permitido y aconsejado llevar. Se sentaba junto a ella y le hablaba de lo que había visto esa mañana en el periódico. De  lo que había hablado con sus hijos, siempre le mandaban millones de besos y abrazos para ella. Volvía a enseñarle las fotos de sus nietos, unas veces las miraba ausente pero otras las besaba con ternura. Le agarraba de la mano y le leía algún libro. Elvira (su Elvira) siempre fue una gran lectora. Amante de la literatura y de la poesía. Había sido profesora de Lengua y Literatura toda su vida.
Ella le miraba, como quien mira a un ser desconocido pero con cariño. Algunas veces (las menos) le reconocía y le abrazaba o le hacía una caricia. Otras le confundía con alguno de sus hijos y le regañaba por no haber recogido su cuarto….pero la mayoría de las veces no decía nada. Estaba ausente, pero con una permanente mirada melancólica.

A Elvira le diagnosticaron alzhéimer hacía ya bastantes años, y poco a poco Juan fue viendo como Elvira (su Elvira) se iba perdiendo en un mundo desconocido para él.

Una mañana una de las enfermeras le dijo a Juan lo que admiraba el cariño y la devoción con la que todos y cada uno de los días del año, sin faltar uno, iba a pasar el día con su mujer, a pesar de que ella la mayoría de las veces ni le reconocía. A lo que Juan le respondió.
-          
o           -   No es nada extraordinario, es algo muy normal, porque ella siempre será Elvira, MI ELVIRA.


domingo, 10 de febrero de 2019

De llantos y flores (Jotabé oriental – Senryu)


Solita vengo, con las manos en pena, con tristes ojos.
Sollozo mudo, quebrantos apagados, no tengo enojos.

Se partió en trozos la mañana sin roces, busco caricias.
Camino lento, sinuoso tramo amargo, ya no hay delicias.
Cuentos contados desde la pena negra, malas noticias.
Cambiar el rumbo dándole nuevo enfoque, por fin  inicias.

Poner abrigo cuando este frío aprieta, calor amable.
Callan las voces cuando el alma nos grita, déjale que hable.

Hoy me levanto con flores en las manos, claveles rojos.
Comienzo nuevo sin fisuras ni miedos, ya no hay malicias.
Mirada clara, sonrisa limpia y franca, semblante afable.