Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (1) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (354) 2019 (7) 5palabras (5) acrosticos (11) Álvaro (1) Chöka (3) colaboración (12) copla (3) diciembre (2) Haiku (7) hokku (1) japonesa (9) Jotabé (31) lipograma (5) lira (5) microcuentos (24) micropoema (11) Mondô (1) poesía (331) prosa-poética (4) relato (10) sedoka (1) Senryu (10) soneto (5) tanka (5)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... todo lo aqui escrito es de mi autoría, y si algo no lo es nombro al autor. Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

viernes, 30 de noviembre de 2018

El crepúsculo de un otoño (Senryu + Jotabém + Haiku)



En luz naranja
el brillo de mis ojos.
Ocaso bello.
***
El otoño de la vida,
es una estación temida.

Luces a medio gas tiene
y alguna sombra que viene.
Aunque perder tiempo apene,
busca motivo que llene.

El ciclo vital importa,
no hagas una vida corta.

No cabe hacer una huida,
que nunca nada te frene.
ten solo lo que te aporta.
*****

Bello crepúsculo
en una estación de hojas.
Luz otoñal.



De nosotros (Senryus)


Morir viviendo
si ya no hay luz en mí.
Sigo buscándome.
*****

Vivir muriéndome
si sé que ya no estás.
Sigo buscándote.
****

Compartir mundo
hilvanar lo que somos.
Vivir sabiéndonos.

Lira

Puse un cielo a tus pies y un suelo donde descansar tus alas. Pones mil mundo al bies, llanto con que me calas, la luz es oscura y las penas malas.


miércoles, 28 de noviembre de 2018

Algunos días no amanece

Desarraigo en los zapatos trashumantes.
Un camino cargado de pisadas,
un destierro por destino.
Me fui del corazón propio
para echar raíces en el tuyo.

(No enraízo ni en la sombra que proyectas).

En tierra de nadie,
baldía de vida ,
vacía de esperanza.
Encogida la carne y empuñado el miedo.

(No me quiero cuando no lo siento).

Y le tejo una bufanda a la sonrisa
por ver si recobra el color.
Algunos días no amanece
y yo entonces ni despierto.
Congelada la brisa
la mariposa plegó alas y negó el vuelo.

Y me siento a esperar a que pase este silencio
y recobre el sonido, el traqueteo de unos zapatos viejos.

Una luz otoñal para una ceguera parcial

Recorro un espacio abierto
repleto de vientos y aromas otoñales.
Brisas matutinas que airean,
que destruyen olores podridos
y que limpian y ensanchan pulmones.

Madrugadas sutiles, 
como caricias, que arrullan y acomodan.
(Abrazos que reconfortan y yo me duermo
al calor de colores suaves).

Matices que desdibujan y aclaran los borrones,
que muestra otros momentos y otros lugares,
otras visiones y otras miradas.
La vida y sus múltiples vertientes. 

Estalla una luz en mitad de la oscuridad,
y se descubren todos los rincones 
que permanecían ocultos 
durante una ceguera parcial de una vida.

martes, 27 de noviembre de 2018

Siempre aprendiendo (Jotabéa)


Yo soy aprendiz de todo, maestra soy de nada,
quiero conocimientos, no sentirme apocada.

Leo para aprender, también por deleitarme,
un libro que es amigo, bien puede aconsejarme,
la cultura enriquece,  ya que puede enseñarme,
saber es positivo, del tedio así alejarme.

La pintura y escultura, poesía y novela,
una bella película, relatos de la abuela.

Aprender es riqueza, cultura acumulada,
alimentar la mente, poder realizarme,
aprovechar los días, ya que la vida vuela.

(Para Juan Benito Rodríguez Manzanares, maestro y creador de la rima Jotabé, como agradecimiento por el tiempo y la paciencia dedicado a enseñarme).

lunes, 26 de noviembre de 2018

Relatos Asociación Cinco palabras - Noviembre 2018

Noviembre 2018

CONTENTA, FELIZ, GENTIL, SONREÍR, MARAVILLOSA
Ana estaba muy contenta, aunque no había sido un mes fácil, las cosas se iban solucionando. Nada la hacía más feliz  que poner una sonrisa en la cara de los suyos. Era un ser humano muy gentil, le gustaba sonreír y hacer sonreír a todo el que la rodeaba. Ayudaba siempre que la pedían ayuda y colaboraba con quien lo necesitaba, de manera desinteresada. Era sin lugar a dudas una persona maravillosa, de esas que supone un placer encontrártelas en la vida.
 ******************

TEATRO, DIGNIDAD, LUCHAR, GASTAR, AGENDA
-          En este teatro que es la vida, vivir con dignidad es lo que más calidad dará a esta gran función. Luchar por tus ideales y derechos y por los derechos de todos. Pasar con pie firme y gastar las suelas de los zapatos haciendo camino. En la agenda, siempre hay que hacer hueco a quien nos necesita de verdad. Vivir, es un camino que no nos podemos perder. –
Y así con este pequeño monólogo comenzó la función.
 *****************

INVADIR, MIENTRAS, OPACOS, CÉSPED, DILEMA
Y por más que intentes invadir mi mundo,
nunca llegarás a mi núcleo.
Mientras tú incursionas en mi vida,
más opacos se vuelven mis espejos.
Yo corro por el césped descalza,
sintiendo la vida en la piel.
El dilema está en si tú lo ves o no.
 *****************

LIBÉLULA , CORAL , TROGLODITA , PARTENOGÉNESIS , ÓSEO
Onírico
Perfume de viento en el aire,
y la libélula vuela directa a su grupo.
Todas juntas, crean una hermosa coral
de  aleteos incesantes.
Un ser de constitución y aspecto troglodita,
subyace bajo los escombros de un vida yerta.
Quizá es hora ya de comenzar con la partenogénesis
en todas las especias, y dejar de tener
un cerebro rígido, sesgado y óseo,
y comenzar  a ver un mundo más global.
(Onírica visión de la vida).
 *****************

LOCOMOTORA , CACHIVACHE, ROJO , PASIÓN , JUEGO
Eva y la locomotora
Eva tenía 8 años y su mayor ilusión era tener una locomotora de juguete. Adoraba los trenes y su sonido, el traqueteo, el silbato…. Todos los años, al llegar el verano, su madre y ella se iban al pueblo en tren. Eva adoraba ese viaje. Le había pedido a su madre que le comprara la locomotora y su repuesta siempre era la misma:
-          Mire donde mire, en tu habitación siempre veo algún cachivache. Tienes demasiadas cosas.
Soñaba con que sería de color rojo pasión (su madre decía que ese era el color de su pintalabios favorito). Tenía la esperanza de que ese año su madre se lo comprara por su cumpleaños. Y así fue, aquella mañana, se encontró junto al tazón de leche y unos churros la locomotora más bonita que había visto nunca. Ese día el juego estaba asegurado y la sonrisa en su cara no se borraría en unos cuantos días.
*************
Versión con 100 palabras
Eva y la locomotora
Eva tenía 8 años, su mayor ilusión era tener una locomotora. Adoraba los trenes, el traqueteo, el silbato…. En verano, su madre y ella, iban al pueblo en tren. Adoraba ese viaje. Siempre que la pedía a su medre, esta decía:
-              Tu habitación siempre tiene algún cachivache en medio. Tienes demasiadas cosas.

Sería de color rojo pasión (como el pintalabios de mama). Esperaba que ese año  se lo comprara por su cumpleaños. Aquella mañana, junto al tazón de leche y unos churros estaba la locomotora más bonita del mundo. Día de juego  y sonrisa asegurado.






domingo, 25 de noviembre de 2018

Poner nombre


Confío en ponerle nombre al día,
no poder nombrarlo me confunde.

Descoso la etiqueta que un día puse
esperando poder reconocer sólo con sentir.
Es tan corto el ocaso y tan larga la luz que penetra,
que me duele cada roce que no me nombra.

Reinventar la mañana
si el silencio no sabe susurrarme su poso,
si la mano ya no tiembla si te veo,
si el beso se secó en una lágrima
y el aliento supo a miedo.
(Poner nombre a lo que importa,
para no perderle en el vacío).

Quemar en la pira
los cadáveres de los días sin nombre
y volver a decir con voz clara
cada momento que alimente mi alma.

Resucitar los ojos yertos
de entre las miradas muertas y vacías,
y volver a ver la luz que un día me deslumbró.

sábado, 24 de noviembre de 2018

Contradicciones

Convoco a las lágrimas de azúcar
que se fueron en pos de mejores mieles,
dejando mi colmena yerma.
Primavera en flor, otoño que vuela.

Pensamientos prosaicos que me llevan
al desarraigo emocional
y me hunden en el fango estéril y banal. 
Verso a flor de piel, vacío en la pluma.

Si me hundo, afloro en palabra.
Si me quiebro, aparezco entera.
Lágrimas de sal que endulzan la semilla
de un posible quiero y puedo. 
Dulce amargor que prolonga mi voz y mi eco. 

Las lecciones de la vida (Jotabév)


I
Descubro un silencio frío,
cual hielo en lecho de un río.

Busco el calor de una mano,
que tenga color  humano.
Busco un cariño muy sano,
un abrazo puro y llano.

No sé si esto es la locura,
pero para mí es cordura.

De la niebla no me fío,
más yo huyo de ella en vano.
Siento su fuerte atadura.

II
Desprovista de sentido de vida,
soledad que me busca, tan temida.

Oscura raíz con brote agrisado
que creces sin un sentido, alocado.
Cubres mi campo, que aún no está arado,
y dejas mi mundo desamparado.

Desamparo cruel que parte en dos mi alma,
me roba la paz, me quita la calma.
Profunda esta pena, por mí, sentida,
que turbas el amor desencantado,
¡Aléjate de mí!, suelta mi palma.

III
En  momentos adversos, es cuando yo me crezco,
  busco mi paz y un sitio, lo que creo merezco.

Luchar con garras y uñas, incluso con los dientes,
poner  tesón y empeño, no ser solo  valientes.
El corazón partido, pedazos muy dolientes,
hay que ponerse en pie, dar los pasos siguientes.

Bajar a los infiernos, nunca  tendrá cabida,
permanecer en guardia, curar, sanar la herida.

Pero con este aspecto, con que dura perezco,
doy imagen de poder, pongo miedos salientes,
así tener fe en mí, mirada siempre erguida.


IV
La vida es una vía de rosas y espinas
y en todo momento ver que lo dominas.

En los momentos aciagos, crecerte,
y de este modo aprender a  quererte.
En los momentos buenos, exponerte
y a los tuyos con cariño ofrecerte.

Subidas y bajas que nos golpean,
y que lo más importante no sean.

En la vida cerradas las cortinas,
para que no vean si estás inerte,
y que estás bien y de pie , todos crean.

V
Lección de vida aprendida,
siempre será repetida.

Yo sueño con ser mejor,
con cantos de gran tenor,
con campos y con verdor,
con cariño y puro amor.

Este viaje muy corto es,
si no miras ni lo ves.

La vida bien entendida
te dará siempre  color
y nunca irás del revés.

Jotabév es una variante de la rima jotabé que se compone de 5 pomas:
1 y 5 = Jotabém
2 y 4 = Jotabé
3 = Jotabéa
Se presenta con el texto centrado dejando una imagen de rombo todos los poemas en conjunto 

La despensa

En la despensa de la vida,
guardé un mendrugo de olvido,
una tarta de recuerdo dulce,
dos botellas de tiempo espumoso
y dos o tres manzanas de piel rugosa.

Caliento una taza de caldo concentrado de caricias,
por si el frío es de brazos caídos.
Poner buena cara al mal tiempo (dicen),
cuando la cara perdió su dominio y ya no puede.

Nostalgia de pan caliente y masa de bollos.
De café con sonrisa y buñuelos de sueños y juegos.
Ando con la pena dentro de una barra de pan
y el llanto en el vaso de vino aguado.

¡Sácame una sonrisa de fresa
y yo te regalaré un regaliz de noche!

En la despensa de la vida……..guardaré un día de estos
manjares que llenen de paz esta guerra que llevo
.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Noche sin luz (Jotabém acróstico)




Noche tristemente fría,
oscura y gris, sin valía.

Camino perdida, miedo.
Hilvanándome a tu puedo,
en tu luz, amor, mi credo.
sin tu voz, sola me quedo.

Instante que se demora,
nocturno día sin hora.

Luz que llega y que deslía,
une mi mano a su dedo.
Zafiro que mi alma adora.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

HÍBRIDOS



La cosa iba bien hasta el día que me habló uno de los leones.  
Un ser desprovisto de sonrisa y con cara de pocos amigos,  me miró y me dijo que el nuevo mundo ahora era de las bestias. Que los “antiguos” (los hibernados de más de 50 años) no teníamos cabida en esta sociedad.
Acababa de salir de una hibernación de más de 140 años. Me despertaron en la sala de acondicionamiento. Allí permanecí una semana. Me dieron las instrucciones para mi nueva vida. Mi puesto en la ONU continuaba siendo casi el mismo. Todo parecía perfecto hasta que salí a la calle.
Lo primero con lo que me topé, fue con una manada de “leones”.
Antes de hibernar, los avances en manipulación genética habían dado un salto de gigante, y ya entonces se hablaba de poder dotar a determinados animales de cualidades humanas.
Pero encontrarme con aquel grupo, híbrido entre león y humano, era más de lo que yo esperaba.
En el año 2150, la raza humana estaba pasando por un mal momento. El calentamiento global trajo consigo enfermedades nuevas y hambrunas, que hicieron que el número de seres humanos descendiera de manera drástica. Y lo que se esperaba para años venideros no era muy halagüeño.
Los híbridos se estaban agrupando, dando origen a clanes y haciéndose cada día más fuertes.
Las grandes ciudades eran ahora como colmenas, con edificios altos y apartamentos minúsculos. Las familias no existían como tal, ya que los nacimientos eran controlados por los gobiernos de cada país en los centros de genética. El control de natalidad  comenzó cuando los híbridos empezaron a procrear de manera masiva.
Aquel mundo se me antojaba demasiado complejo. Era el principio de una nueva vida, y era lo que me tocaba vivir.
*****************


Relato con el que participé en el I Concurso de de la Asociación (Ávila)
La frase inicial era obligatoria:  La cosa iba bien hasta el día que me habló uno de los leones 

domingo, 18 de noviembre de 2018

Mi propio enemigo (Jotabéjo)



Con el cielo como triste testigo,
es mi desdicha, yo soy mi enemigo.

No me fío casi ni de mis pasos,
de los vinos  que me bebo en tus vasos,
de lo que dicen, de mimos escasos.
Siempre vivo con los mismos ocasos.

Llegará a este otoño una primavera,
un día, despertaré la primera.

Es mi desdicha, yo soy mi enemigo,
siempre vivo con los mismos ocasos,
un día despertaré la primera.

Purpurina en la sopa de letras

Podrida nostalgia
que empapas lo que tocas.
En el saco de los soles 
la nube se empeña en cubrir la luz.

Hay que hacerle burla al recuerdo
y un guiño a los pasos que avanzan.
Se me antoja tardío este requesón con miel.
Pongo purpurina en la sopa de letras,
y baño con chocolate la comisura de la boca.

Un grito de luz en la mañana
despeja los pulmones repletos de tontería.
Le canto una copla a los primeros rayos,
un bolero a la caída de la tarde
y un tango a las farolas de la noche.

Pasean, mi sombra y mi voz de la mano
“por los bulevares de los sueños rotos”,
y yo escribo un soneto a la muerte
y un poema de amor a la vida.

El peso que más pesa

Respiro el aliento cargado
que despide la boca de la rabia contenida.
No me deja pensar,
me obnubila y ralentiza.

Nada bueno tiene observar y no hacer.
No puedo dar un paso, me pesa la pena.
Y me castiga la noche con la indiferencia de la luna.
Y el lucero no brilla en mi cielo,
y el búho ya no me espía. 

Se cambiaron los días por meses
y el café tiene el regusto añejo
de una cafetera de hierro oxidado.
Un terrón de azúcar moreno
y ya le cambio el sabor a la vida.

(Me pesa tanto la prisa de la clepsidra)

Y pinto una luz en el espejo
para que el reflejo tenga algún brillo.

Tanka


jueves, 15 de noviembre de 2018

Desafío

Me até a la madrugada
cuando suelta tenía la noche.

Confieso que me duelen 
los pedazos de nada que tengo clavados
en los ojos y en la boca.
Los golpes secos en la nuca del silencio
generan ondas de vacío repleto de hambre.

(Las horas tienen gripe y yo las curo con caldo caliente de nostalgia).

Guardo las chinchetas para prender los días
a cada sonrisa que levante el vuelo.
Ya no le paso ni una a la vida.
La paciencia también tiene un tiempo.

(Los días visten de harapos y yo los remiendo con hilo de tinta).

Y yo sigo plantando flores
en este otoño de colores vivos.

martes, 13 de noviembre de 2018

Siento..................

Piel en penumbra, 
clandestina luz azul.
Miel azabache.

Cuartea la noche
y muéstrame silencios.

Persigue el fantasma variopinto
de todas las miradas nubladas.
Ver en otro brillo,
revolotear por el albor de mi mano.

Escurrir la piel 
hasta secar todo el jugo acumulado.
Jugo de nostalgia con sueños,
de miedo con ira, 
de llanto con risa…..
…………………………………jugo que alimente mi tierra.

Vivir, no sobrevivir.
Sentir, no dañar.
Soñar, no ensoñación.


Permanezco a la escucha de todos los sonidos que amplifican los sentidos…………………….
…………………………………..siento.

Insondable espacio

Insondable espacio 
que te muestras vespertino y taciturno.
No hay madrugada en claro,
la luz se yergue en parpadeo oscuro.

Monótono gato negro
que maúllas en cada minuto primero
de cada tarde que llega
con aguacero frío.


Puedo clavar las uñas de los ojos
en las paredes de las palabras torpes.
Y con un esfuerzo titánico
salir a flote,
dejando atrás
este insondable espacio 
de vacíos y silencios,
silencios y tristezas,
tristezas y miedos.

Ahora por fin lo veo. 

Abismo de niebla


Hay un abismo de niebla 
que separa cada universo 
que habito.

Me asomo al vacío
y veo volar todos los días
que se me escaparon 
de entre los dedos congelados.
El viento del norte
sopla en la cara opuesta 
de mi reverso oscuro.

Palomas vuelan sobre mi cabeza
mientras los buitres lo hacen 
sobre el cadáver de los días perdidos.

No necesito más manos fuertes,
me conformo con los papeles arrugados.

Soporto un ojo con desplante,
porque el destino me mira de frente.

En dulce de otro tiempo

Con la cabeza recostada 
sobre el regazo de un día añejo,
recorro con la mente
las callejuelas sin asfaltar,
empedradas con pedazos de historias.
Los angostos callejones 
donde se quedaron grabados en la pared
caricias y besos furtivos.

La regadera que baja cantando
sonatas para piedra y pamplina.
Los caracoles asoman sus cuernos 
mientras recorren las hojas frescas.
Y ese septiembre 
que siempre nos regalaba moras 
recogidas a la caída de la tarde.
Cada 1 de noviembre,
nos invitaba a pasar la tarde
asando “calbotes” y contando historias de miedo.

“Con los ojos llenitos de ayer”,
me quedo dormida al arrullo 
de mi propia melodía
de días bañados en dulce de otro tiempo

Soñar y vivir

Prendidita de una estrella
me encontró la luna una noche.
Agarradita de su punta inferior.
Si el viento sopla,
yo me bamboleo como guirnalda
a merced de la corriente.
Sumidita en un sueño 
que más que sueño es fantasía.
Colgadita de una punta de la vida.

---------------Si despierto, comienza el esperpento--------------------.

Agarrada a un clavo ardiendo,
las manos arden pero no me suelto.
Vendavales que me llevan y traen
a su merced, como muñeca de trapo inerte.
Agarrotadas las piernas,
por querer aferrarme al suelo.
Contenido el miedo y la pena.
Desgarrándome las ganas
y dejando que la corriente me lleve.
Enganchada a un momento que no quiero ver. 


************Si me duermo, despiertan mis anhelos.***********

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Nuestro mundo - Jotabém (trisílabo)

Mi todo
mi modo.

Tu mundo,
yo me hundo,
me fundo
y abundo.

Te tengo
si vengo.

Con lodo
confundo
si rengo.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Una luz

Y dejé una luz encendida
por si algún día quieren volver las flores.
Las que se marcharon y marchitaron
cuando el día se fue a oscuro,
cuando la risa se volvió espasmo
y la mañana cartón y piedra.

Y dejé una luz encendida,
por si quisieran volver
las mariposas que alzaron el vuelo
dejando mi estómago en silencio. 
Las que revoloteando
hacían cosquillas en la nariz de la vida. 
Las que me despertaban al amanecer
y dormían conmigo bajo mi almohada.

Y dejé una luz encendida,
por si la vida vuelve y no encuentra el camino.

Un camino de adoquines quebrados

Postrera caricia
que llegas en el último aliento
de un suspiro prolongado.

Este vaso medio vacío,
me dice que hubo un tiempo
en que estuvo medio lleno.
(Nada es rotundo,
todo depende de la vida)

Un camino de adoquines quebrados
me lleva directo al corazón de las cosas
que de verdad importan.
Aunque la sopa esté medio fría 
me reconforta el estómago vacío.
La botella de lágrimas se está evaporando 
hace mucho que ya no la abro.

Me recuesto en el hombro de un pasado
con los ojos puestos en el horizonte,
mientras mis pies juegan con las piedrecitas del suelo.

Confesiones

Me desnudé la noche
y me vestí la calma.
Abracé las balanzas 
en las que pesé y sopesé 
todo lo que fui acumulando en los bolsillos.

No sobra nada,
pero le faltan algunas notas a mi sonata.
Colgué el teléfono 
a los vendedores de sueños rotos,
prefiero crear los míos propios.

Ya no abro la puerta 
a las falsas realidades, 
por más que aporreen con los nudillos.
Prefiero quedarme 
con este espejo que no miente
y esta luz que no deslumbra.

Me quité por fin,
todos los vendajes de la cintura,
las cicatrices me recuerdan 
que estoy más viva que nunca.

Risa de fresa, llanto de drama

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.
    Canción última - Miguel Hernández



La vida ríe tanto como duele.
Duelen las pocas ganas,
las fuerzas escasas
y los vacíos que las ausencias dejan.
Ríen los días de fresas, 
las tardes de juegos
y las noches que aman.

Engalané mis paredes 
con carnes que sangran,
y con ojos que miran tras las ventanas.
Con querubines rubios,
y con lo gris de mi danza.
Con colores rojos y marcos negros.
Con ventanas nuevas
y cortinas ajadas. 

Perfumé las estancias,
con aromas de rocíos,
y con olores de dramas.
Porque pinté mi mundo
“del color de las grandes pasiones 
y desgracias”.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Noche de espectros




En oscura noche de negra luna
un canto de miedo que nos acuna.

Tres espantos están en la ventana
un olor a muerte su luz emana,
mi pelo negro que se vuelve cana,
la muerte gris que por entrar se afana.

En la noche de muertos y difuntos
los vivos y espectros conviven juntos.

Bajo esta gran capa de luz lobuna
cuento de miedo se oye, no atelana.
¡Mañana ya iremos a otros asuntos!