Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (2) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (216) acrosticos (11) Álvaro (1) Chöka (2) colaboración (9) copla (1) diciembre (2) Haiku (5) hokku (1) japonesa (4) Jotabé (7) lipograma (5) lira (3) microcuentos (22) micropoema (9) Mondô (1) poesía (234) prosa-poética (4) relato (2) Senryu (6) soneto (5) tanka (3)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

jueves, 31 de mayo de 2018

Adormecidos

Adormecidos los besos,
la noche se vistió de nube,
y el cielo de estrellas sin luz.
(Por más que busques
no se puede encontrar lo que no está).

El alma se quedó dormida
al arrullo de los latidos 
monótonos y planos.
El sabor a café es amargo
y el reflejo te escupe a la cara.
(No se puede ver lo que no es)

Cuando el viento trae susurros fríos,
hay que prender una fogata
en los límites de lo que no queremos.
Calentar despacio y con tiento
los dedos con caricias escarchadas,
y los labios con besos gélidos. 

Sombreros negros

Tres grados por encima,
en rojo y fuego, en luz y color.
Tres grados por debajo,
en blanco y negro, en frio y gris.

Distancia equidistante del punto
del que parte el tempo y la temperatura.


Desconcertante y anodino 
este vaivén que sube y baja.
No se puede suspender la vida
con un simple chasquido de dedos.
Adaptación a los grados 
por encima y por debajo.

De nuevo vuelvo al centro.
No se hacia dónde me decanto.


Ya no me duelen los cambios,
por fin aprendí a ponerme pañuelos blancos
o sombreros negros según los grados.

Palabras que cobran vida

Inertes sobre un lecho sin nombre,
las palabras esperan cobrar vida.
Como pequeñas mariposas 
sin aleteo ni aire.
Desprovistas de sentido amplio,
en soledad sólo son garabatos. 
Esperando ese hilo invisible
que las una y de sentido.

Dibujando un mundo en el aire,
esculpiendo un latido en la mente,
cosiendo un vestido de sentimientos
pintando colores en el viento.

domingo, 27 de mayo de 2018

Tanka

Luz en oscuro que proyecta sus sombras tras las cortinas. La noche negra viene y yo la espero sola.

Chökas

Dormir soñando
con mañanas que brillan.
Despertar juntos
descubriendo otro día.
Amanecerte
y sentir que me vives.
Después ya nada,
todo ahora contigo
todo los dos unidos.


27.05.2018
***********************

Suplo las faltas
con gotas de rocío.
Calman mi estado
y limpian mi visión.
Camino sola
entre dos mundos tristes.
Uno de miedo
y otro de incertidumbre.
Si tú me buscas
estaré entre los tréboles 
y las flores tardías.
1.06.2018

******************************
(de palabras)
Tormenta blanca
de voces limpias, claras.
Capricho dulce
que alegras mis mañanas.
Palabras vivas
que alimentan mi esencia.
Vocablos todos
que dan luz a mi vida,
a mi tiempo y a mi cuerpo.


12.06.02018
*********************************

(en gris)
Tras puertas rotas
se esconden días grises,
mañanas frías 
y noches solitarias.
Habitaciones 
cargadas de durmientes.
Sus habitantes
deambulan por salas
llenas de nada,
vacías de caricias
y en manto de neblina. 


17.06.2018

Senryus encadenados

Caricias puras
amanecer del alma.
Luz que nos ama.

Nocturno beso
que derrite mi escarcha.
Calor que aviva.

Furtiva luna
envoltura de piel.
Amor que cubre.

Susurro al alba
despertamos en suave.
Tú y yo enlazados

Liras enamoradas

Cansada de buscarte
entre los arreboles del ocaso, 
cansada se soñarte,
parada sin un paso,
sintiendo que te pierdo y que fracaso.

Perdida sin pensarte,
hundida si se muere mi Pegaso,
volar para así amarte,
amor que es sin ti escaso,
que si tú me acaricias yo me abraso.



  • ABABB ABABB
  • 7A-11B-7A-7B-11B-7A-11B-7A-7B-11B

Caricia musical, nota de piel

Sumergida en un fluido lumínico,
que me mantiene alerta,
que me acuna y me hace sentir
ultrasonidos y ultrasentidos.

La piel se me eriza
con cada roce que pienso,
y me envuelvo en papel de aire
para sentir el vuelo de mi luz propia.
Todo tiene voz y piel y forma.

Sentidos que suenan.
Sonidos que se sienten.
(Caricia musical, nota de piel)


Abro brazos y recibo 
todos las melifluas sonatas
que los corazones henchidos de vida
hacen sonar, con un tic-tac
que tiene más de sonata para piano de tez,
que fluido que se pierde en las ondas sonoras.

jueves, 24 de mayo de 2018

Bocadillos con cremallera

Y un día puse cremalleras
a todos los bocadillos de besos y caricias.
Cuando tengo más, abro y relleno.
Y si me faltan, abro y como.

No me desperezo 
hasta que la luz de sus ojos me calienta.
Mirar(me) en ti.
Mirar(te) en mí.
Como un girasol, volteo la cabeza
siguiendo los rayos.

Miro en claro todo lo que me rodea,
los oscuros los estoy guardando
en los bocadillos de cremalleras 
que tienen candados.
Esos que están rellenos
de papel arrugado y tinta de llanto.
En otro tiempo me alimentaba de ellos.

Ahora saco la cabeza como un caracol
y le pinto mariposas a todas las chaquetas.
Me coloco unas gafas de visión idílica
y salgo a vivir(me) la vida.

Silencio y tiempo

En los recovecos del silencio
se quedan escondidas palabras
que nunca se dijeron
y que debieron ser dichas.

Los silencios valen más 
por lo que guardan 
que por lo que muestran.


En una pasarela con siete puertas camino
y voy dejando frente a cada una
un pedazo de la mañana de cada día.
Cuando tenga muchos trocitos
los coseré con hilo de tiempo
y me haré un mañana eterna.
Así tendré un comenzar tras otro.

Cómo le digo a la vida 
que se me está echando encima.
Cómo le digo que me sobra traje
y que me faltan manecillas nuevas.

Se me agostaron las primaras,
pero los inviernos cada vez son más otoños 
y los otoños cada vez nuevos. 

Volando a lomos de los versos

Cuando la luz se me fue a oscuro,
bajé hasta las entrañas de un lodazal
de llanto y barro de soledad.
Escavé túneles buscando la salida,
pero todos me llevaban 
al punto de partida.

(No se puede escapar
cuando no se quiere ver).


Me guardé una llave 
en el cuarto creciente del corazón,
pero con la ceguera lo olvide todo.
Me mantuve aletargada
esperando no sé qué mano
que nunca llegó a sacarme.

(No se puede ser rescatado
cuando no se pide ayuda).


A pesar del frío y el hastío,
una llama diminuta seguía encendida.
Calenté manos y voz,
calenté versos y brisas.
Las palabras me devolvieron 
al espacio que ahora habito.
Me puse guantes blancos 
y calcé zapatos voladores.

Ahora vuelo cuando escribo
y escribo para NO volver al oscuro.

El viaje

Y quise saltar de la vida en marcha,
pero la cuneta se me antojaba
más difícil que este viaje.

Algunas paradas son solitarias
y otras bulliciosas como zocos.


Decidí continuar porque me enriquece,
a pesar de que algunos trayectos 
son más duros que otros. 
No siempre la compañía es la más grata
ni el paisaje el más hermoso. 
Pero viajar es madurar,
y madurar evolucionar
y evolucionar crecer.

Necesito sentirme viva,
y el viaje de vivir es vida.

Si miró a tras no lamente nada, 
pero si echo en falta mucho de lo que se quedó por el camino. 
Sigo teniendo ilusión por lo que me queda de viaje,
y eso es para mí lo más importante.
Si la ilusión muere, el viaje ya no tiene sentido.

Ya no hago maletas, viajo con lo puesto,
un sonrisa, un puñado de deseos,
muchas ganas en los ojos
y los bolsillos repletos de mañanas por vivir.

domingo, 20 de mayo de 2018

Morir de piel

Prosaica madrugada 
de almohada sin sueños 
y velas sin lumbre.

Adormecidos los pétalos,
las flores se ven lánguidas.
Como gotas de lágrimas 
que van cayendo 
por la faz de una sombra
proyectada sobre la cara oculta de la Luna.

En el puño cerrado de la mano
guardamos las caricias nonatas.
Esperando la piel que las busque,
anhelando un abrazo con alma. 
¡Cuánto tiempo malgastado
en reproches sin palabras!

No tocar es morir un poco de piel.
No besar es dejar secar la saliva.
No abrazar es desvanecer la calidez del espacio.

Estamos hechos de piel y roce,
tanto como de sueños y anhelos.

sábado, 19 de mayo de 2018

20 palabras y un poema

Cuando la luz ilumina en etéreo,
y la aurora comienza a despuntar.
El arrebol trae una luz efímera,
rojiza, que nos invita a soñar.

En la soledad de mi cuarto,
me abandono al silencio.
Olvido los miedos y 
las angustias de épocas sin epifanías.

El pensamiento sonámbulo,
deambula por una inefable estancia,
donde la luz iridiscente de una lágrima
proyecta una imagen inmarcesible 
para mi memoria. 

Cuando la mente se despeja,
y la elocuencia nos desvela
serendipias que emiten luminiscencias
en lo más oscuro del pensamiento.
Una música meliflua me transporta
al lugar donde la limerencia 
predomina entre tú y yo.

Pero la realidad efervescente
me impide seguir soñando,
y la luz incandescente de un ocaso
que no deja de ocupar el horizonte,
me dice que el desenlace será pronto,
y será el que yo misma me cree. 


Hortensia Márquez


Reto del slam propuesto por @PatVe , poema con estas 20 palabras:
Meliflua, inefable, sonámbulo, época, serendipia, limerencia, etéreo, arrebol, iridiscencia, epifanía, luminiscencia, soledad, aurora, olvido, efímero, incandescencia, elocuencia, efervescencia, inmarcesible y desenlace.

Buscando otras miradas

En la tormenta los dioses
dictan sentencias condenatorias,
a cada barco que no sabe 
manejarse entre tanta turbulencia.

El vellocino de oro está de suerte,
las recompensas ya no son más
que meros escaparates adornados
para el deleite de unos ojos
que sólo miran en superficie.

¿Dónde se perdieron 
las almas que miran en profundo?
Todo es baladí y torpe contoneo,
sin saber agarrarse en mar embravecido.

Me quedó aquí, en mi rincón verde,
esperando que los ojos vuelvan a ver,
que las manos se toquen de nuevo
y que el porvenir venga cargado de gente con alma

Luz en el abismo

Descubro un punto de luz
entre las fisuras del abismo.
La caída tiene una cadencia 
lenta y sinuosa.
Y ese rayito dibuja 
siluetas que bailan 
a medida que caigo.

Dejarse caer 
cuando hay un atisbo de luz.

martes, 15 de mayo de 2018

Amores soñados

Si yo plañir pudiera, con llanto que me lave,
que limpie mi condena, poder guardar con llave.

Romper cadenas duras, que oprimen con dolor,
soltar deseos liados, donantes de calor,
abrir las puertas ciegas, guardianes del rencor,
secar temor que moja, que empapa sin pudor.

Hallar consuelo busco, buscar en tu rincón,
limar las asperezas, que raspan corazón.

Lograr el ser amado, para tener la clave,
sentir calor soñado,  para tener candor,
gozar del gran cariño, nos dicta la razón.



Rima Jotabéa versos alejandrinos.
11 versos de 14 sílabas
AA BBBB CC ABC

Ojos Cerrados

Pliego párpados 
cuando no quiero ver
con los ojos.
Cuando quiero ver con el alma.
Viajar en etéreo,
y apaciguar fuegos y furias
que no conducen a nada.

Cierro puertas
cuando vienen tormentas.
Cuando se agitan embravecidos
huracanes de palabras y miradas.
Guardo bajo llave
pedacitos de susurros dulces
que apaciguan y calman.

En blanco y negro,
se dibujan pequeñas nubes 
sobre las cumbres de mañana.
El cielo de hoy 
apenas está enmarañado
y ayer sólo recuerdo que
hubo algún relámpago. 

No vale la pena postergar

Postergar los anhelos
para mañanas más sabrosas.
(Nunca llegan tales mañanas.
Es mejor no postergar nada).
Empezar por hacer,
por sentir,
por luchar
y saber que lo tienes al alcance.
Que si estiras dedos
tocas cielo aunque sea de refilón.

No vale la pena penar.
Las sonrisas se dibujan 
con el roce de la piel,
y con el choque de miradas.

Cuando la mañana tenga coloretes,
la tarde sea tinta y papel
y la noche lleve teclas de piano;
podré decir que el mundo es mio
y que mi mundo lo cree yo. 

sábado, 12 de mayo de 2018

Quiérete

Despertar por fin de este largo sueño,
y sentir que de tu vida eres dueño.

Que ya no queda nada de quien eras,
de figura triste y tristes maneras,
la que siempre andaba entre mil quimeras,
que guardó con llave las primaveras.

Ahora respiras nuevas mañanas
despejas la mente y abres las ventanas.

Nunca mires hacia tras, pon empeño,
mírate bien, sin miradas someras
te dará luz y crecerán las ganas.



Rima Jotabé

11 versos endecasílabos.
AA BBBB CC ABC

jueves, 10 de mayo de 2018

Puertas abiertas

Ya se abren las puertas 
que en otros mundos 
se cerraron por falta de uso.
Los caminos van sinuosos
hasta ellas, pero son cómodos y frescos.
Ya no importa si fue o no.
Sólo quiero mirar hacia el cristal transparente
que muestras lo que hay al pasar el umbral.

Siento que miro en etéreo 
y me gusta ver en neutro 
lo que fue difícil mirar durante tiempo.

Estoy cómoda en estos pies 
que sostiene la autoaceptación.
Ya no me importa como me miras.
Ya no me importa quién me ve.


Tengo un espejo de vuelta y media,
que me muestras casi lo que soy.
Siempre queda un ángulo muerto,
ese que aún no resucité.

Ya no busco lo que sé que no está.
Me conformo con las palabras que tengo,
con dos rayos de sol,
una mano que me da apoyo
y un horizonte por descubrir.

Esperpento de oro

En el grotesco esperpento de la vida,
los aledaños de los lugares de oro,
destilan más verdad que el interior
del espacio repleto de brillos banales. 

Envueltas en gasas y sedas
momias planchadas y limpias
se pavonean cual pavo real.
Gastando una labia que no tienen,
y luciendo un brillo que se pintan.

Fuera, la realidad de pasos agotados,
refleja una mundo ajado y cansino.
Muchos viviendo al servicio de pocos.
Pero las risas y las voces 
nos cuentan que la alegría de vivir,
proporciona una esperanza cada mañana
y que mirarse a los ojos nos da la fuerza.

Poetizar(me)

Como agua fresca de manantial,
como mañana de aire limpio
o tarde de ocaso anaranjado.
Así se me cuela la poesía.

Torrente de palabras,
torbellino de sentimientos.
Que me sube a los cielos
y me baja a los infiernos.
Que me sacude y desestabiliza.
Que me ahoga y me da el aire.

Tormenta de ideas,
caudal de frase con versos
y miradas conversas. 
Escribir para sobrevivir,
y sobrevivir para seguir escribiendo.

Quiero poetizar(me),
poetizar(te) y así
poetizar(nos),

lunes, 7 de mayo de 2018

Priorizando


Establecer prioridades,
para poder pintar primaveras
en todas las hojas muertas.
Gominolas de colores
para los paladares apagados.

Arar la tierra para la nueva cosecha.
Un surco sembrado de amapolas que se abren,
y otro de remolacha azucarera.
El dulcito de la vida se vende caro,
y yo quiero cosecha grande
para reglar a todos los corazones tristes.

Escurrir las gotas sobrantes de oscuros.
Los colores y las luces
se disparan como cohetes en una mañana
de algodón de azúcar y galleta con miel.

Establecer prioridades,
para ganar la batalla al oscuro que se cierne sobre la cabeza.

Abanico de luces y sombras

Abanico de luces y sombras.
Nada permanece por siempre
en el mismo estado.

Burbujas gaseosas flotando.
Hacen cosquillas en el recuerdo
y la nostalgia tiene cara de princesa.

Mañana de luz y calor,
de oscuro y frío.
Lo que es y su antítesis
sobreviven en el mismo espacio.
Como aliados enfrentados 
en un duelo sin fin.

Abanico de oscuros y claros
.
De memoria que viaja 
como vieja aliada
de un quiero y no puedo.