Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (2) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (197) acrosticos (11) Álvaro (1) Chöka (2) colaboración (9) copla (1) diciembre (2) Haiku (5) hokku (1) japonesa (4) Jotabé (6) lipograma (5) lira (3) microcuentos (22) micropoema (9) Mondô (1) poesía (218) prosa-poética (4) relato (2) Senryu (6) soneto (4) tanka (2)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

jueves, 12 de julio de 2018

A ti, en ti, por ti (jotabém con estrambote)

En tu luz, tu voz, calor
en tus gestos, en tu amor.

Con el alba quiero amarte,
con el día acompañarte,
con la tarde descifrarte,
con la noche desearte.

Ser perfume de tu piel
y en tu boca dulce miel

Amar, no sentir dolor.
Empaparme en ti, llevarte,
y dejar de sentir hiel.


El amor puro y fiel,
que te acompaña en la vida
y ayudará en la caída.

Chöka (ojos)

En la ventana
están los ojos triste
de un tiempo gris.
¡Siguen tan obstinados 
en vestir blanco! 
Ya nada es cierto en ellos.
Ventana ajada
que escondes las miradas.
Como fantasmas
de blanco tul y raso,
disfrazados perviven.

Camino firme con pies de plomo y seda

Y una mañana de cara gris
le pinte colores a la vida,
y le puse una sonrisa
a cada mueca triste.
(La felicidad es un arma de doble filo,
pero prefiero cortarme a morir sin heridas). 


Camino firme, con pies de plomo y seda.
Aprendí a jugar,
a buscarle tres pies al gato,
y dos corazones a los que esconden los abrazos.
Nadie es tan como dice ni tan como hace.
En el fondo, hay que buscar en el fondo
donde nadan libres los sentimientos y 
vuelan los sentidos.

Me dejo querer por quien me acaricia el alma
y me pone unas gotas de luz
cada vez que el día amanece con cara gris.

Mensaje a mi juventud

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.
  (No volveré a ser joven de Jaime Gil de Biedma)




No le vuelvo la espalda al pasado,
sólo miró de soslayo 
a los años jóvenes que ya no volverán.
No añoro lo que hubo,
añoro lo que ya nunca más tendré.
Que la vida es un tren sin regreso,
lo supe hace apenas unos minutos.
Que lo que fui no lo volveré a ser,
lo supe hace algo más de tiempo.

(El espejo me devuelve una imagen
que no casa con mi yo mental)


Se quedaron atrás las ganas de comerme la vida,
para dar paso a las ganas de vivir cada minuto,
sorbo a sorbo y trago a trago.
Como se bebe un buen vino:
Saboreando, paladeando, oliendo…
apreciando los matices de cada día.

lunes, 9 de julio de 2018

Aún no es todo

Taciturno momento que te cuelas,
despacio,
con sigilo,
por entre los recovecos 
de mis días grises 
y mis miedos vivos.

Aún las fisuras siguen abiertas,
aún no he podido cerrarlas.


Miro, remiro y admiro,
lo que pude ceder al tiempo.
La telaraña que tejió en mi verano,
aún no se agostó del todo y sigue tapando.
Pero el otoño tiene luz
de candela tibia y voz en reposo.

Aún no es todo. 
Aún falta.


Madrugada en la mirada,
mientras la tarde trae luz de 
noche de luna llena y cielo duermevela. 

Sur (sólo con la U)

Sur y su luz.
Gurú tu luz, tu cruz.
tu Cuscús un "blus".

Tu luz sur,
sur tu luz.


Zunzún tu luz.
Muy tú,
muy sur,
muy surf.

Tul y luz.
Sur, tú, sur.

Absorbo

Absorbo.
Absorbo la esencia
de todo lo que respira,
de todo lo que vive,
buscando enriquecer,
crecer,
gozar,
sentir,
(no desperdicio ni un ápice del conocimiento que me rodea y me estimula).

Proceso de vida.
Proceso la vida.

Poema en curso,
poeta en verso.

Imagen viva, 
imagen activa. 

Pies en movimiento,
danza que cautiva.


Y la música…que envuelve….que arropa…o descoloca y te invita a dejarte llevar……………

Absorbo la vida que me rodea y me empapo de ella.
Crezco.

viernes, 6 de julio de 2018

Fantasmas bajo llave

Algunas veces 
regreso al desván 
donde conviven los fantasmas 
con las imágenes inertes.
Donde dejé abandonados
(que no perdidos)
otros segundos y otros trastos.
(El pasado no desaparece
por más que le des la espalda)

Nunca he tocado el cielo,
pero si he rozado el infierno.
Aprendí el camino de salida,
y de vez en cuando regreso
sólo para recordar que una vez estuve allí.
(El oscuro no es sólo un matiz del color,
es todo un mundo repleto de aristas).


Trasnochar cuando todo se vuelve fiesta
y recordar que no siempre la hubo.
Equilibrio necesario para saber dónde estoy
y a donde no quiero volver. 

Mi fin (poema con la I)

Si viví sin ti,
viví sin mí,
viví sin fin.
Difícil vivir.

Vi mi crisis.
Bilis gris,
insistir vil.
Vivir sin vivir.
¡¡siiihhh!!

Vivir sin dimitir.
sin fingir,
sin dividir.
Dirimir y dirigir mi fin.
¡Vivir, si, vivir!

Jardines oníricos ( con @lidianny)

Me pierdo en los jardines
donde el agua canta
y el viento silba…melodías oníricas.
Arroyos de pececillos
que llevan a lomos
duendes y ninfas.
(Jardín de sueños)


Descubro a la fantasía 
sentada junto a una fuente
y de la mano de un duende
le pintan besos al día.

Entre las alas de un hada
juegan luciérnagas grises
se bordan sueños felices
en el límite de la alborada.

Cascadas de enredaderas
dan cobijo a pajarillos enanos,
mientras miles de mariquitas,
se cuentan los lunares 
entre risas y juegos.
(Jardines de ensueños)


Me recorre un viento travieso
haciendo mapas en mi espalda
y la infancia que me falta
se me devuelve en un beso.


@lidianny
@horten67

Un placer poder colaborar con un ser tan bonito como Lidianny, gracias¡¡

¡Cómo no! (poema con la o)

Todo lo soporto, todo.
No solo lo doloso,
lo horroroso…
todo, por color,
por gozo…
Todo por vosotros.

¿Cómo lo como,
cómo lo tomo?
No conozco todo,
solo somos lodo,
somos lloros,
somos locos, pocos…solos.

Convoco todo los logros,
os tomo, os dono…os otorgo.
(No corrompo).
Coloco olor.

Toco fondo con los lloros,
con los rotos,
con los ogros…

Todo lo soporto todo, por vosotros.

Versos cósmicos ( con @JanaRivera)

Entre polvo cósmico 
y lluvia de estrellas
los pensamientos vuelan
y surcan los siete mares de nebulosas.

(Búscame en las orillas 
jugueteando con las conchas de los cometas
y los castillos de luces).


La marea celeste tinta mis párpados. Sigo soñando con manos tibias, pulseras de besos enredadas a mis muñecas.

(Búscame en los acantilados, donde rompen las nubes y salpican los sueños, donde cierro los ojos cada vez que lo intento).

A lomos de una estrella fugaz, 
surco cielos repletos de cometas
y mariposas meteóricas.
Volar para vivir, para sentir y para crecer…¡el viaje enriquece tanto! 

(Búscame entre nubes y rayos, entre burbujas de neón y melancolía lunática)

Arranco telones solares y dejo cuadros sin colgar. Entre bambalinas giro y danzo, escarcha en julio salpica los folios de abril. 

(Búscame en la Vía Láctea, donde se cruzan caminos perdidos, la noche abraza antorchas y nos mece al caer dormidos)


@JanaRivera
@horten67 
o lo que es lo mismo "pimienta y sal"

Palmeo y baile nocturno

Palmeo a la noche,
nanas con son y aire.


Brujitas caminan entre los almendros
y los rayitos lunares que juegan en el río.
El duende canta jondo 
y la brisa con olor a manantial,
danza con su traje de faralaes.

Nocturno baile de música y estrellas.
Ojos negro azabache.
Piel canela y sabor a lumbre.

¡Déjame una ratito más en este hermoso sueño,
déjame que baile y cante hasta el alba¡

lunes, 2 de julio de 2018

Alma triste, mirada blanca

Escribo y describo 
las tormentas que cayeron,
los aguaceros que mojaron
cada vez que todo se fue a negro.

Siempre predominan los oscuros,
nací con el alma triste y la mirada blanca.
Veo en claro,
aunque el fondo sea lodo.

Ventana de doble hoja, 
puerta de doble ancho.
(El aire se vicia y huele a rancio).
Abrir.
Ampliar aire.
Se me quiebran las costillas
cuando lleno de aire los pulmones.
Ensanchar el pecho aunque duela.
(Renuevo para volver a mirar).

Nací con el alma triste,
la mirada blanca,
con los brazos abiertos
y el corazón repleto de “Cariños”.

Mano que calma (Jotabé)

Sobre dulce mano que mece mi alma,
deposito mi reposo y mi calma.

Esa que con amor me acuna y mima,
que vela mis noches y canta en rima.
La que da calor, la que nunca tima
y para darme paz nunca escatima.

Me abandono al placer de la caricia,
beso dulce y mirada sin malicia.

Sobre el lecho de una sedosa palma,
donde la luz me protege y me estima, 
me dejo seducir de esta delicia.

Visceral

Ya no me sale.
No me sale fingir,
no me sale mentir,
no me sale aceptar.

Me colgué el cartel de 
“Cerrado por gastroenteritis en el alma”,
cansada de vomitar tanto vacío,
tanto miedo,
tanta sonrisa mal entendida
y tanta frialdad mal arropada.

No me gusta vivir
en el lado oculto de los sentimientos.

Me puse una piel que encoge con la indiferencia
y ya comienza a apretar(me).
Me descubro y destapo
y me muestro y araño lo que me tapa.

Me gusta ser luz en la tiniebla,
apoyo en el cansancio,
pies en el camino
y dejar que me acompañe quien 
sepa y quiera seguir mis pasos.

El guiño en el ojo, el pellizco en el brazo

En el cajón sin cerradura
se quedaron las postales sin valor.
Las que pesan, las tengo en un bolsillo
cerca del estómago del alma
y del corazón del tiempo.

¡Cómo voy a contarte lo mucho que te extraño
si te fuiste y no me dejaste dirección!
(Por qué me pesa tanto, si ya hace tanto)


No hay tiempo ni distancia que separe tu yo de mí.
Sobrecoge el miedo al recuerdo 
en la misma medida que alegra.
Tu mano que acaricia,
tu guiño en la mirada,
tu pellizco en el brazo que lo noto en el alma.

¡Cómo voy a decirte lo que siento
si no llego a encontrarte!
(Me pesa porque todo lo que importa
nunca deja de pesar,
así pasen cien años)



(a mi padre que perdí demasiado pronto) 

lunes, 25 de junio de 2018

Lo que nunca se va


El tiempo mata lo que no queremos,
pero nos deja el cadáver.
La distancia lo entierra
bajo capas de angustia acumulada,
pero de vez en cuando aflora  a la superficie.

Vivir con los restos de naufragios
que se quedaron prendidos
en el aliento de un llanto
y el gemido del miedo.

(No me limpies aún los ojos,
necesito seguir derramando
lluvias acumuladas).

Aprender a mirar de otra forma,
sin olvidar lo que fue
pero con los ojos llenitos de mañana.

--------------E---------------

En el eje 
que crecer
en este ser,
el esqueje verde
teme ver,
teme ceder,
teme beber,
teme crecer....

El desdén crece,
emerge….


Me esmeré en ver,
en creer,
en tenerte….
Trece veces te esperé..
(ven……)

Envenené el esqueje,
que crece del revés.
(Vejez de tez).
Tres veces te besé,
tres veces te dejé…..

Vete………..

Fábulas

(Y cuentan, que en las noches sin luna
al amparo de la oscuridad, hay más vidas). 


Una blanca nube 
estira unos brazos de 
dedos finos y largos, 
acariciando la oscuridad 
de una noche sin luna.
 ***

Una danza de luciérnagas 
Ilumina una cara de ojos tristes.
Derraman pétalos y perlas 
que crean sobre el frío suelo
charcos con aroma y brillo.
 ***

Un grupo de náyades juguetea
a la luz de una lamparilla, que chisporrotea
en las aguas tranquilas de un clepsidra. 
 ***

La fogata de los enamorados,
que prendieron cerca del río,
para dar color y calor
a las caricias y besos,
sigue caliente al alba.
 ***

En las noches sin luna, donde la oscuridad es la reina,
las luces y sombras nos regalan un maravilloso espectáculo
de vida más allá de la vida. No duermas, sal y sueña.




Hortensia Márquez 


(Revisión de “Sueños de una noche sin luna”)

Líquido, sólido, gaseoso

Fluyo como agua,
por entre los surcos del papel.
Me deslizo cual gota que resbala.
Si me abraso, me evaporo.
Si me niega, me congelo.
(Líquido)

Como roca firme.
Me posiciono en tierra,
me agarro,
me arraigo.
Me sitúo frente al mundo,
como megalito fuerte,
pero con fondo blando
(Sólido)

Etérea.
Vaporosa y suave.
Me deslizo cual nube
por entre los mundos que habitamos.
Por entre tus ciertos y mis aciertos.
Mis dudas y tus dedos.
(Gaseoso)

Fluiré como líquido, por entre los sólidos recuerdo, mientras burbujas de amor invaden nuestro espacio.

En el camino

Si me equivoco cuando te nombro,
susúrrame al oído y sácame del error.
No siempre sé quién eres,
no siempre sé dónde estás. 


El aire trae aromas 
que despiertan la memoria.
Recuerdos que son sin estar.
Mañanas que se perdieron 
entre la bruma de un olvido
y la conciencia marchita.
¿Dónde llegarán nuestros pasos?

El arrebol en la mirada 
sigue luchando por salir.
Mírame cuando te veo.
Búscame cuando me pierda.
Sobrevivir cuando estoy a la deriva.

Aún guardo un corazón fuerte,
junto a la mano que me sujeta,
entre algodones de rosas y besos.

miércoles, 20 de junio de 2018

Aprendiz

(Soy aprendiz en constante aprendizaje). 

Aprendo cada día.
Aprendo cada vez que me escuchas.
Cuando pones la mano sobre mi piel y me acaricias.
Aprendo con el ojo del huracán
y con silbido de la brisa.

Aprendo con el latido de los corazones 
que lloran por el dolor de otros corazones.


Aprendo cuando te ayudo y cuando me ayudas.
Aprendo cuando leo entre líneas
y cuando es a libro abierto. 
Aprendo cuando te entrego y cuando recibo.
Aprendo cuando me dejo llevar por los sentidos,
por los sentimientos, por las pasiones, 
por las luces y sombras.

Aprendo cuando vivo en plenitud 
cada uno de los pequeños instantes 
que la existencia me regala, absorbiendo
hasta la última gota del elixir de la vida.

Coser para remendar

Y la madrugada me encontró
poniendo hilván a los remiendos 
de una noche de rotos y costura.
Enmendar las grietas tiene doble lectura.
Aprendes por donde se rompió
y descubres porque lo hizo.


Avanzar en tiempo es saber 
por donde vienen los golpes
y como esquivar las lanzas.
Los costurones ya son muchos
pero sigo poniendo empeño
en que cada zurcido sea con hilo sabio, 
para que sea la savia de mi vida.

No me importan los remiendos,
es peor ir con los rotos abiertos.
Se escapan los llantos y los miedos.
Y se te cuela la bilis que lanzan.

Remiendo con hilo de sabiduría
los agujeros que me dejó la vida,
y ahora son la savia de mi existencia. 

Contigo pan de risa y sorbo de fiesta

Contadas con los dedos de una mano
(2,….quizá 3 pero no más de 4).


Hay personas que te llenan de luz 
que te transmiten alma y vida.
Personas que restas males
y suman guiños de fresa y ron.
Que te transportan al filo de la risa
cuando tú vienes del filo del abismo.
Que te regalan amaneceres
y mullen su hombro para que te acomodes.
Que te pintan una sonrisa
cuando la mueca es caída.
Personas con las que juegas debajo de la mesa
hasta cuando las rodillas ya chasquean.
Personas con olor a vida, con sabor a tiempo
y con perfume de “todo es posible si lo intestas”

(A las personas que saben estar y ser cuando lo necesitas y 
a mi amiga Jana, que sin conocernos ya me ha dado muchas noches de risas)