Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (2) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (197) acrosticos (11) Álvaro (1) Chöka (2) colaboración (9) copla (1) diciembre (2) Haiku (5) hokku (1) japonesa (4) Jotabé (6) lipograma (5) lira (3) microcuentos (22) micropoema (9) Mondô (1) poesía (218) prosa-poética (4) relato (2) Senryu (6) soneto (4) tanka (2)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

sábado, 30 de diciembre de 2017

Propósitos en primera letra para el año nuevo

Enero, enredarme y enlazar escritos.
Febrero, fundirme con la felicidad.
Marzo, morir y matar los miedos.
Abril, abrir alas y almas.
Mayo, marcar más mis moldes.
Junio, jugar a juegos jugosos.
Julio, juntar las juntas que desajustan.
Agosto, alcanzar lo no alcanzado y añorado.
Septiembre, subir lo sublime sobre mi ser.
Octubre, olvidar odios y olores oscuros.
Noviembre, nadar en noches níveas.
Diciembre, decir por doquier donde debo dejar de doblegarme.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Nuevos atardeceres.

Sobrevuelo los cimientos
de muchos atardeceres
plagados de caricias y susurros.
De complicidad de manos y ojos.

Vuelo torpe de muñeca rota,
que algunas veces
sobrevive en los rescoldos
de momentos otrora vividos.

Cuando bajo y poso pies,
me desarmo.
Me acomodo
a otra mirada y otro susurro
que me calienta el aliento
y reconforta este corazón

de tarde de domingo y noche de reposo.

Balance

Cuando termina el año
solemos hacer balance.
Da igual el resultado
ya no puedes cambiar nada.

Mira al espejo del día,
piensa en el túnel del tiempo
que ha de venir.
Y ahora toma de ese balance:
lo que quieres repetir,
lo que no quieres volver a hacer y
sobre todo lo que te marcó
alma a fuego.

Lo que no te dejó respirar,
lo que abrió tus ventanas
y sobre todo lo que cambio tu mirada.

Lo que te oprimió el optimismo,
lo que te ensancho la sonrisa
y sobre todo lo que se quedó,
queda y quedará en ti para siempre,
como algo imborrable
e imposible de perder.


Hortensia Márquez  - 29.12.2015

jueves, 28 de diciembre de 2017

Hiel y miel

Con la miel en los labios
y la hiel en el alma,
desprovista de posibles,
me resigno a buscar
unas pocas migajas
de caricias en un mundo
repleto de arañazos.

Recordando recuerdos

                                           
En el espacio por el que transito,
los atardeceres de los recuerdos
se acomodan en los rincones,
esperando una ráfaga de tiempo
para pasar a la acción.

En un susurro sólo perceptible
por mí,  acarician mis oídos y
rozan mi cerebro ahíto de buscar.

El blanco y negro de las fotografías mentales
es ya más amarillento que claro,
y mi percepción de una realidad pasada
se va desdibujando .

El tiempo se comporta como
un borrador y elimina a su antojo
los trazos que él quiere,
sin darme opción a guardar,
y me quedo así, absurda y cansina

recordando recuerdos.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Soledades y otras compañías

Con la rabia y la pena
en la punta del quebranto
que me hizo descubrir
que nada cambia,
todo es canción de monotonía cobarde.

Se está siempre más sólo
de lo que se piensa y se cree.

Ruido de palabras huecas,
vacías de contenido y
oblongas de forma,
que se prolongan hasta
el hastío y  el absurdo.

En esta soledad no pedida
se descubre que queda de cierto.

Palmadas en el ego
del egoísta que de forma ególatra
te cuenta, que cuenta contigo
siempre, cuando sabemos que
todo es puro cuento.

En los pasillos de los solitarios
muy acompañados, nos reconocemos la mirada.

Pero siempre retomamos camino,
nos levantamos,
curamos,
limpiamos ,
y proseguimos sabiendo
que es un ciclo nuevo
pero igual.
Que la vida es repetir y repetir
esta monótona canción

de soledades en compañía.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Felices fiestas 2017

Que los días que vienen
sean de puro amor, de amor sincero.
Mucho seguro tienen
los que pasaron contigo primero
penas, ese si es amor verdadero.


  • ABABB
  • 7A-11B-7A-11B-11B
Lira o lira garcilasiana.
Quintanilla endecasílaba o quintilla real.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Lo que queda


Caminamos, transitamos y vivimos.
Colapsamos sin remedio
si no nos relacionamos.
Somos entes coherentes,
a veces absurdos.
Buscando un hueco, un espacio
donde encajar y acoplarnos.
Dejando huella, en alguien, siempre.

Nos vamos, pero queda nuestra esencia.

Porque lo que somos y lo que fuimos,
permanece grabado en aquellos
que nos llevaron como paso y peso
de su tiempo.
Adheridos los sentimientos entre
seres que convergen en un punto
y lugar del camino.


Y nos vamos, pero queda nuestra esencia.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Soneto de camino de vida

Si con una lágrima yo limpiase
todo lo triste y gris que a ti te apena,
con tranquila luz, mirada serena
lloraría mares que en ti vaciase.

Con ver tus ojos felices gozase,
alegre y risueña esta vida amena
a esta tu tristeza, mi alma condena,
quitarte pena, yo por ti rogase.

Vivimos juntos penas y alegrías
luchamos juntos contra los molinos,
nos apoyamos,  nos caímos  días.

Aún vamos caminando caminos,
con paso firme y sin poner porfías,
para aquí seguir, aun con  pies cansinos.


Soneto clásico
ABBA ABBA CDC DCD
14 versos de 11 sílabas 


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Bucle

Tropiezo con la cara opuesta
de mi yo, y despiezo
las sombras y oscuros en
pedazos que luego esparzo.

Ellos solos,
regresan al estado primigenio
y comienzo una danza absurda
de tropiezo y despedazo
para volver a esparcir.

Me mantengo en un bucle sin fin.

Hacerse mayor.

Con el paso del tiempo,
todos los miedos,
las inseguridades,
los estúpidos complejos….
adquieren otra perspectiva.

Si algo tiene de bueno hacerse mayor, es que la tontería  se te va borrando.

Dejas de autocriticarte,
o al menos por razones más lógicas.
La tontería supina de querer ser
quien ni eres ni serás,
se va desdibujando.  

Si algo tiene de bueno hacerse mayor, es que las prioridades son otras.

Las ausencias, que cada vez son más.
Los recuerdos, que comienzan a pesar.
El camino recorrido y la nostalgia,
son parte imprescindible del peso de la maleta
que llevas por esta carretera ahíta de viajeros.

Si algo tiene de bueno hacerse mayor, es que sueltas verdades sin miedo.

Los que están, son los que siempre estuvieron.
A los falsos amigos, les abrí la puerta y
de los enemigos simplemente me olvidé.
Me rodeo de lo que me hace sentir bien.
Me acomodo a lo que me importa.

Si algo tiene de bueno hacerse mayor, es que sabes quién está.

Si la vida me lo permite,
aún me queda un largo trecho por vivir.
Estoy a caballo entre lo que fue y lo que será.
Y seguiré deshaciéndome de las cargas
que los años me pusieron y que no necesité.


Si algo tiene de bueno hacerse mayor, es que miras y sabes lo que ves.  

martes, 19 de diciembre de 2017

lunes, 18 de diciembre de 2017

Te veo en nuestro sueño


Hace tiempo que nos perdimos,
que nos dejamos llevar
por esta vorágine
que llamamos vida.
Buscamos espacios donde vernos.

Te veo en nuestro sueño.- me dices.

Que la distancia converge
en el espacio lineal
por el que discurre nuestra vida.
Como autómatas
en una cinta transportadora.

Te veo en nuestro sueño.- te digo.

Que el roce de piel
ya es casi una utopía,
y los besos son al aire
(esos que ya dije que no valen).
Que la esencia se nos escapa.


Te veo en nuestro sueño.- nos decimos

Lira de febrero



Mañana de febrero,
la sierra nevada y el sol despuntando
en tu cuerpo certero,
yo me fui calentando,
y entre caricias me fui despejando.


Hortensia Márquez
Lira o quintilla
ABABB
7A-11B-7A-7B-11B






sábado, 16 de diciembre de 2017

Balada triste de poeta roto.

Balada triste,
escrita con lágrimas,
derramando mantos de palabras lánguidas que cumbre y duelen.

Poeta roto,
componiendo versos
como dardos,
como espinas
de una bella rosa que se clavan cuando tocas. 

Balada triste de poeta roto.
Que se lame las heridas,
y se enjuga las lagrimas
con los trozos de los versos
que empieza y nunca termina.

Balada triste,
para piano mudo.
Para payaso sordo.
Para bufón ante el espejo.

Poeta roto
de corazón quebrado,
de mueca agónica
y mirada perdida. 

Balada triste de poeta roto,
que nos canta y nos cuenta
las penas que apenan su penoso penar.
Triste poeta, triste balada…. tristeza que rompe.



Esperanza (acróstico)

Elucubrando aquellas
situaciones deseadas.
Planteando los posibles
escenarios para hacerlo.
Reescribiendo lo
anodino en importante.
Negándome a aceptar
zumbidos que no sirvan
apenas para marear.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

¡Despierta!

Con el rostro entre las manos,
lamentamos y no hacemos.
Lloramos y gemimos,
esperando que sea otro
el que solucione los problemas.

Arrastrados por una corriente
de absurdo mutismo y aceptación,
tolerando lo no tolerable,
y aceptando lo no aceptable.
Cual masa amorfa y vacía.

Raquíticos de moral
sin doble moral.
Cabizbajos y soñolientos,
adormecidos como por somníferos
de realidades inventadas.

Abocados a un fin apocalíptico,
si antes no despertamos a bofetadas.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Microcuento

El vuelo de una libélula creó una brisa suave que lanzó al viento el aroma de una nostalgia triste. Si te alcanza, una lluvia de lágrimas empapará tu pena.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Sueños soñados y no

Cuando la mañana se levanta
con la albura grisácea,
el latrocinio nocturno 
de los sueños;
el amargor y la bilis
de la realidad
te redacta un contrato
de angustia de por vida.
Y no sabes si firmar 
con la sangre o con el sudor.

Repaso entonces 
todos los sueños 
que no me robaron,
que si tuve y viví,
y comienzo la siembra
de una cosecha venidera 
repleta de posible y 
buenos augurios. 
Recordando que el final
aun no tiene fecha
y que el poder de decidir
lo tengo yo.

(Hortensia Márquez - 9.12.2017)

Imagen: fotografía de Oscar Pérez




viernes, 8 de diciembre de 2017

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Carta abierta

No soy de aquí… ni soy de allá no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad.
Facundo Cabral.


Buscando la identidad, deambulo, busco y deambulo. ¿Qué es la identidad? ¿Cuál es mi identidad? ¿Cuál es mi color de identidad?

Sé que soy ciudadano del mundo, porque en él nací, en él vivo y en él moriré.

No soy muy de banderas ni de himnos, yo soy de personas y sentimientos y de escritores y poetas, me da igual de donde sean y donde poeticen su mundo. Soy de seres con ganas de decir y de contar y yo con ganas de escuchar. Soy de una sonrisa, y una cerveza o un vino en una charla de amigos. Soy de una película, o una ópera o una canción a voz y guitarra.

Ya no soy joven, pero no soy vieja. No me importa la edad, y aunque alguien dijo que solo es una fecha en el carnet, también lo es en los huesos, y en el alma y en el peso de la vida. La edad es haber vivido, tener más donde comparar y más donde elegir. Pero también es aprender a respetar y valorar y entender y sobre todo a no prejuzgar.

Soy del puente románico que me vio nacer, bajo el que pasa el río que desciende con las aguas frías de la sierra. Pero también soy del emigrante que llegó en patera o del que viene buscando un mañana mejor que el pasado que tuvo. 

Soy del amigo que me pide ayuda, y del que sólo quiere compañía.

Y con los años también aprendí, que nadie es del todo malo y nadie es del todo bueno. Que la vida es siempre una mentira o una verdad a medias. Que para el caso es lo mismo. 

Que llorar limpia, y que reír tonifica. Que un abrazo puede ser la mejor medicina para un corazón triste y que siempre, siempre prefiero decir el lado bueno de las cosas antes que el malo. Aunque decir el malo también es importante.

Que a quien se quiere hay que decir “Te quiero” siempre que puedas, que quizá mañana ya sea tarde.

Así pues: no, no soy de aquí y si lo soy. Mi edad es mi porvenir e intentar ser feliz es mi color de identidad.

Acaríciateme

Delante del espejo,
en un absurdo acto de auto-aceptación
una voz como susurro hilarante,
socarrón y burlón me dijo
-Acaríciateme el alma,
acéptateme como eres.

Absurdo mensaje, pienso,
no tiene sentido.

Reparo las grietas
que el tiempo hizo en
la autoestima,
aunque cada grieta
dejó fisuras imposibles de arreglar.

Y de nuevo el susurro,
ahora menos burlón y más cierto.

-Acaríciateme el alma,
acéptateme como eres.

lunes, 4 de diciembre de 2017

De soledades.

Cuando la soledad solitaria te envuelve,
esa que no buscas, esa que llega 
casi sin avisar, sin decir, sin llamar.

Esa que te arranca el alma,
que escuece,
que quema,
que oprime.

Esa soledad triste de días grises
aunque brille el sol.
De gotas en forma de dagas
que atraviesas los muros
de piedra dura y fría.

Cuando llega esa,
sólo te queda 
agazaparte,
esconderte,
olvidarte
y esperar que la luz cálida
de los atardeceres cálidos,
de cálidos rayos de sol
te caliente y levante.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Tengo

Tengo
 un zapato viejo y una sonrisa nueva,
un corazón triste con una mueca alegre,
unos ojos azules con un profundo negro,
una mañana fría sobre un lecho caliente,
una voz dulce con un grito desgarrado,
una caricia suave sobre una piel áspera.

Y por tener, también tengo
un sueño por cumplir,
un libro por escribir,
una vida por vivir,
un abrazo por sentir,
y un pañuelo lleno de lágrima

y un suspiro en el pecho
y una angustia en el alma
y mil páginas en blanco
para llenarlas de palabras,
de versos y rimas y de muchos sentimientos.