Etiquetas

1984 (1) 1988 (1) 1991 (1) 2013 (1) 2014 (25) 2015 (8) 2016 (6) 2017 (84) 2018 (354) 2019 (7) 5palabras (5) acrosticos (11) Álvaro (1) Chöka (3) colaboración (12) copla (3) diciembre (2) Haiku (7) hokku (1) japonesa (9) Jotabé (31) lipograma (5) lira (5) microcuentos (24) micropoema (11) Mondô (1) poesía (331) prosa-poética (4) relato (10) sedoka (1) Senryu (10) soneto (5) tanka (5)

¿Que es Entre Palabras?

Este es un espacio donde poner en orden todas las palabras que se agolpan en mi cabeza, en forma de poemas, pensamientos, reflexiones... todo lo aqui escrito es de mi autoría, y si algo no lo es nombro al autor. Soy Hortensia Márquez Chapa. ¡Bienvenido/a!

martes, 15 de enero de 2019

Sedoka

(En bloque)

Hasta ti 

Peldaños subo
para entrar en tu mundo
sin apenas esfuerzo.
Pongo mi voz
sobre tu dulce piel,
la caricia sonora.

**************************

Invierno 

Mañana blanca
de cielo raso y frío
con aromas de invierno.
Café caliente
en las manos heladas
para avivar el alma.
-------------------------------------------------------------------------------------------

(En dos Katauta)

Colores
Pongo colores
en este cielo oscuro
para cambiar el día.

Mañana gris
que se transforma en bella
cuando miro matices

********************

Viento nocturno

Cadencia dulce
de ululantes sonidos
que me regala el viento.

Noche repleta
de sonidos que arrullan,
que arropan y consuelan.









viernes, 11 de enero de 2019

No dejar nunca de sentirse vivo (Corona de Jotabé)



(Jotabé madre)

Turbia y densa, oscura viene la tarde,
calor en el alma, un corazón que arde.

La vida nos pone un duro camino,
sin dejar ver cuál será su destino.
Vereda sin pájaro ni su trino,
cruel soledad sin cordura ni tino.

Descender a los infiernos será esto,
sentirse tan desolado y funesto.

Piensa si serás valiente o cobarde,
con miedo, a tientas y con desatino
salir a vivir solo con lo puesto.

(Corona)
I
Turbia y densa, oscura viene la tarde,
caminar sin saber lo que te aguarde.

Tras la caída, toca levantarse,
curar heridas, siempre motivarse,
creer en ti, no desilusionarse,
sonrisa con cariño regalarse.

No importa si el color es vespertino,
levantar el ánimo repentino.

Y que una mano amiga te resguarde,
comenzar nuevo para ilusionarse.
La vida nos pone un duro camino.

II
La vida nos pone un duro camino,
crear nuestro mundo, esto es lo que opino.

Luchar por aquello que más queremos, 
cuidar y mimar la que ya tenemos,
trabajar con mimo lo que seremos,
cariño  será lo que ofreceremos.

Ser ejemplo y ser guía para el resto, 
ese debe ser nuestro primer gesto.

Reposados, suaves como el buen vino,
que la vida duele, eso lo sabemos.
Descender a los infiernos será esto.

III
Descender a los infiernos será esto,
nada se regala ni llega en  cesto.

Pensamos que nada se soluciona,
que con los problemas nada funciona,
nos obnubilamos, no se razona,
y nos encontramos en mala zona.

Y que de esta locura alguien nos guarde,
que ya nada nunca nos acobarde.

Ya que siempre debes de ser honesto, 
así nuestra forma no desentona,
calor en el alma, un corazón que arde.

IV
Calor en el alma, un corazón que arde,
que lo más principal, se salvaguarde.

Si la vida es corta, que sea intensa,
que no te ciegue la neblina densa,
y que la dicha sea siempre inmensa, 
no vivas sobre fina cuerda tensa.

Consigue siempre hilo muy suave y fino,
con el que unir los bordes de tu sino.

Haz que todo tu entorno siempre farde,
no te rodees de deforme ofensa,
sin dejar ver cuál será su destino.

V
Sin dejar ver cuál será su destino.
envuelto en sedas, algodón o lino.

Esta vida es una montaña rusa,
que tan pronto te baja sin excusa,
como subes cual etérea musa.
Aceptar, no tener mirada obtusa.

Ayuda a quien necesite, irás presto,
por empatía, no por cuánto cuesto.

No serás agobiante, ni cansino,
solo solicito, quien no rehúsa,
sentirse  tan desolado y funesto.

VI
Sentirse  tan desolado y funesto.
a que terminarás mal, yo te apuesto.

Con capa oscura, difícil vivir,
pues en  oscuro serán tu sentir,
Deja entrar la luz, ventana has de abrir,
el aire puro en la piel percibir.

Que hay que poner actitud, yo culmino,
la mente abierta y resplandor albino. 

Te aseguro,  mis demonios  arresto,
para nunca llegar a conseguir,
vereda sin pájaro ni su trino,

VII
Vereda sin pájaro ni su trino,
la soledad que yo te contamino.

No permitas nunca que esto te ocurra,
no dejes que mi soberbia te aburra,
ni dejes que te de mucho la zurra,
con los rebuznos propios de una burra.

De tu calma debes hacer alarde, 
y que tu saber nunca se retarde. 

Con este consejo creo que afino, 
no grites tu razón, solo susurra.
Piensa si serás valiente o cobarde.

VIII
Piensa si serás valiente o cobarde.
recoge tropiezos y haz un enfarde.

El camino casi nunca es de rosas,
suele ser más de espinas dolorosas,
pues aunque atesores tú muchas cosas,
sin cariño no serán ventajosas. 

Ten un hijo, haz un libro, plata un pino,
si no disfrutas no será divino.

Y que tu gente del mal te resguarde,
que solo te pasen cosas hermosas.
Cruel soledad sin cordura ni tino.

IX
Cruel soledad sin cordura ni tino.
si no lo remedias será dañino.

Pon la lógica con el corazón,
será lo que te dicte la razón,
 no vivas solo en tu caparazón,
líbrate de la dura desazón.

Y si me preguntas, yo te contesto,
que no sirve de nada tanto apresto. 

Ver tu futuro de oscuro marino,
creará en el alma una desazón,
salir a vivir solo con lo puesto.

X
Salir a vivir solo con lo puesto.
no es bueno pero tampoco lo opuesto.

La lección será superar percances
valorarás todo lo que tu avances,
aunque la vida te disponga lances,
intenta solventar todos los trances.

En sitio aparte lo duro confino,
sonrisa y lágrima a  la par convino.

Si yo salgo airosa, feliz me acuesto. 
Pero yo  miro todos los balances, 
con miedo, a tientas y con desatino.

XI
Con miedo, a tientas y con desatino,
es seguro que esto tendrá padrino.

Y nuestras circunstancias nos conforman
nos crean, nos construyen y nos forman,
la realidad a veces deforman
pero también hay otras que nos informan.

Si ves malas hierbas, haz el escarde.
Que la masa de dudas se deslarde. 

Ninguno ha nacido como adivino,
y los que están al lado nos transforman.
Turbia y densa, oscura viene la tarde.

jueves, 10 de enero de 2019

Se lo lleva el río


Congelo un gesto amable,
dentro de la burbuja de un tiempo escueto.
Las fisuras en la superficie
dejan percibir un aroma decadente y nostálgico.

Compro un pedazo de sabiduría 
a un viejo desván cargado de recuerdos.
Las telarañas cubren los rincones
y las ventanas llevan años cerradas.

Domino la sombra de una hoja
solo con el poder del recuerdo.
Quizá la luz del mediodía me engañe,
y no sea nada más que mi propio reflejo.

Sobre el lecho de un río 
deposité una burbuja con fisuras,
un recuerdo con telarañas
y la sombra que mi propio reflejo.

lunes, 7 de enero de 2019

Ambigua




Se bifurca el camino de mi espalda.
Uno lleva a lo acumulado sin un por qué,
el otro a lo que se perdió y no supe retener.
Pasito a paso, por ambos,  se llega hasta la nuca.

Coherencia descoordinada y disoluta.

Ambigua sentencia de vida
la que yo misma me dictamino.
Me busqué un mar de palabras
donde poner rumbo a mis desvaríos ocasionales.

Cadencia de sonidos sordos y discordantes.

Sigo envuelta en una duda
que me impide ver más allá de mi mano,
desdoblo las hojas que plegué
esperando aclarar los espacios.

Coherencia carente de sentido si lo miras desde tú prisma.

viernes, 4 de enero de 2019

En oscuro (Jotabem)

No hay ni una sola palabra,
no hay ni una puerta que se abra.

Solo queda espacio frío
queda un inmenso vacío
quedan restos de un estío
queda un sueño que fue mío.

Y tiene caducidad,
pues no hay reciprocidad.

Solo una mueca macabra,
mirada de desafío,
pues ya no hallo claridad.

¿Y cómo hago....?

 ¿Y cómo hago para que la gota de lluvia
se quede prendida en el hilo de mi voz?

Solo grito susurros cuando no te veo.
En el temblor de mi voz está la parte frágil del sentido.
En el mensaje está la sensatez que me regaló 
el viento acumulado de 51 inviernos. 
(Solo quédate con lo que se acomode a tu vida,
el resto lo dejo para quien quiera escuchar). 

La lluvia que se instala casi todas las primaveras,
me deja más charcos que manantiales. 
¿Y cómo hago para calmar la sed
cuando apenas quedan vasos medio llenos?

Me acurruco en la cara oculta de un beso perdido
esperando que la piel llegue a rozarme.
¿Y cómo hago para que entiendas 
que sin roce se me agota el cariño?

Vuelvo del revés todos los calcetines que acumulé en este camino,
quizá así encuentre las rutas perdidas.
¿Y cómo hago para desandar lo que anduve perdida,
si perdida continuo y ya no sé encontrar el sendero,
que me lleve devuelta al punto en el que me perdí? 

jueves, 3 de enero de 2019

Relatos Asociación Cinco palabras - Diciembre 2018


Respira, Cosmos, Janushirasana, Águila, Alumnos

El estrés la tenía desesperada y decidió hacer caso a su hermana.
-          Te lo digo enserio, párate, respira hondo y deja que la energía del cosmos te inunde. Unas clases de yoga te vendrán genial.
Allí estaba siguiendo las indicaciones del profesor, el cual estaba ejecutando la posición de Janushirasana, complicada, pero seguro que podría.
Al acabar aquella clase, sentía que podía volar como un águila, y además había conectado bien con algunos alumnos. Ya era hora de relajarse y disfrutar.
 *********************************

Espíritu, Alma, Cristo, Tierra, Agua

La casona parecía desierta, aunque Laura siempre pensó que allí vivía el espíritu de la abuela Teresa. Creía que su alma se había quedado para cuidar el legado familiar.
Entro en la habitación, miró el Cristo que estaba sobre la cama y recordó a la abuela y sus historias. El recuerdo que tenía de ella era el da una mujer muy espiritual pero ligada a la tierra. Abrió el balcón y salió, el agua de lluvia la mojó en la cara y se quedó allí, pensando en qué hacer con aquella herencia.
********************************

Escamosa, Entreabierto, Hipnotiza, Escupefuegos, Volátil

En el sendero que va por la estrecha vereda, hasta…nadie sabe dónde, encontré enroscada en una rama de un frondoso árbol, una serpiente de piel escamosa. Tenía un ojo entreabierto, y la cola colgando. Me quedé paralizada mirando, y casi me hipnotiza con el pequeño movimiento de la cola. De pronto y ante mis ojos, se convirtió en un ser enorme y escupefuegos. Esta apariencia tan volátil, me hizo comprender que no era más que un sueño.
 ********************************

Montaña, Bebé, Moto, Casa, Pensar

La familia corría cerca de la montaña. Huir con un bebé en los brazos no era cosa fácil. Buscar refugio, objetivo diario. Oyeron el motor de una moto que se acercaba, se escondieron. Vieron pasar a un individuo de edad avanzada en una moto muy vieja. Cuando pasó el peligro, continuaron y al doblar un recodo del camino, vieron una vieja y destartalada casa. Dentro un pequeño grupo se calentaba en un fuego improvisado. Parecían tan perdidos como ellos. Entraron y estos les acogieron, todos huían de la misma miseria. Comenzaron a pensar la forma de cruzar la frontera.

martes, 1 de enero de 2019

Tiempo atemporal




Empiece cuando empiece o como empiece,
siempre siento que es un final más que un principio.
Controlar los espacios de tiempo
es tarea de camicaces atemporales.

Tras las miradas fortuitas de ayer
se esconden futuros posible.
Nada más incierto que la incertidumbre.
Nada más cierto que la nada.
Aunque nada sea posible,
todo es probable.

Me sitúo en el espacio que queda
entre las manecillas de un reloj,
no me atrevo a moverme.
Dubitativa y confusa,
espero a que aclare el cielo de esta mañana
sin flores pero con perfume.

El tiempo se ralentiza
cuando paso mi mano por el pasado
y sitúo mis ojos en su futuro.

(Y le compro un pedazo de tiempo a la suerte
por ver si alguna vez vendrá de cara).

Sombra


Se alarga la sombra que proyecta mi mano.
Cual figura de El Greco,
la imagen se estiliza y aleja 
de forma casi fantasmagórica.
Como línea perpetua
que se desliza buscando horizontes casi perdidos.

Una sombra que palpa el terreno
sin llegar a tocar del todo.
Un alma errante que sobrevuela,
sin apenas aleteo, los estratos de la vida.

Convivo con mi sombra 
en un extraño ritual de amor y odio.